Luis Pardo va a entrar "En Tu Mente"

Creo que siempre recordaré la primer vez que vi a Luis Pardo. Santi Millán era el peludo de Siete Vidas al que le daban en Cuatro un lat...


Creo que siempre recordaré la primer vez que vi a Luis Pardo. Santi Millán era el peludo de Siete Vidas al que le daban en Cuatro un late show para luchar contra supongo el programa de turno de Telecinco que en aquel momento arrasase, Uau! se llamaba aquel programa, recuerdo que la estética era muy estilo Las Vegas y Santi Millán gritaba, daba saltos y entrevistaba al famoso de promoción en aquel momento, bueno, con mejor o peor gusto, era lo de siempre... lo de siempre hasta que aparecía Luis Pardo. Luis Pardo era el "mago" que colaboraba en el programa, un personaje tatuado, calvo y con patillas capaz de conseguir que Florentino Fernández cambiase su perenne sonrisa por cara de pavor mientras colocaba fotografías en dos montones... y creo que ese fue el momento exacto en el que Luis Pardo me conquistó: en sus espectáculos no había varitas mágicas, abracadabras o polvitos mágicos, no, sus espectáculos eran diferentes: uñas negras, tatuajes, escorpiones, cuchillas de afeitar, energías de personas que ya no están en esta realidad... sí, Pardo me inquietaba a la vez que me seducía.

Así que cuando paseando por Gran Vía de Carles III me crucé con el cartel que fundía a Pardo con una calavera y que anunciaba que al día siguiente estrenaría nuevo espectáculo (En Tu Mente) no lo dudé un momento: era la oportunidad de vivir sus trucos sin ningún muro tecnológico que nos alejase, era el momento de desvirtualizar al mentalista de uñas negras y trucos más allá de lo común. Y así el pasado viernes 3 nos acercábamos a la Sala Muntaner para presenciar, vivir e incluso participar En Tu Mente.


Un escenario con una mesa, dos sillas y un par de lámparas esperaban la presencia de Luis Pardo quien salía protegido bajo un sombrero para enfrentarse al público. Debo decir que Luis Parde en persona es mucho menos inquietante que en la pantalla de televisión. Sí es cierto que sus uñas continúan pintadas de negro y su mirada sigue siendo profunda y directa como la de un depredador que observa a su presa pero su voz calmada infunde tranquilidad y lo hace cercano al espectador que acude a la función, pierde así ese aire siniestro que le acompañaba cuando aparecía al final de la entrevistas de Santi Millán, además parece estilar la media sonrisa de quien domina la situación y controla el juego aunque el mismo no salga bien siempre y es que Pardo patinaba en el primer juego de la noche.

Pero ¿qué nos ofrece En Tu Mente? El nuevo espectáculo del psycomago es una experiencia cargada de psicología, improvisación y mentalismo. Un espectáculo en que las que estas tres situaciones van de la mano y se unen además a la telekinesis o al espiritismo para conseguir que el espectador abandone fascinado la sala tras dos horas de sorpresas y desconcierto. Sí, desconcierto porque nunca sabes que ocurrirá a continuación y es que el propio Pardo desconoce la respuesta que dará el espectador a su pregunta y por lo tanto hacia dónde o a qué ritmo avanzará el espectáculo.

Luis Pardo quizás no sea capaz de adivinar la combinación ganadora de La Primitiva (sí, al día siguiente lo comprobamos) pero sin duda es capaz de entrar en tu mente, de sugestionarte, de convertirse en el polígrafo humano, de sorprenderte e incluso de aterrarte. Y es que juega con el espectador como el gato que sabe que por mucho que el ratón lo intente jamás se escapará, que jugará con él, que vivirá más o menos pero que antes o después ese ratoncito pasará a formar parte de la dieta del gato.

¿En Tu Mente es verdad? ¿Es mentira? ¿Es tan solo sugestión? Pues no lo sé y lo que es peor no me interesa saber porque lo mejor de espectáculos como En Tu Mente no es entenderlos si no sumergirse en ellos y disfrutarlo.

Aquí os puede interesar

0 seres inteligentes han dicho y tú, ¿a qué esperas?