Atraco por Duplicado (Flypaper)

Flypaper tiene muchas posibilidades para triunfar: una trama rocambolesca, personajes llamativos (e histriónicos), una puesta en escena...


Flypaper tiene muchas posibilidades para triunfar: una trama rocambolesca, personajes llamativos (e histriónicos), una puesta en escena totalmente disparatada... vamos, que estamos ante un película trepidante y puede que incluso brillante. Pero a medida que pasan los minutos Atraco por Duplicado va perdiendo interés (¿exceso de metraje? Posiblemente) hasta quedarse en una película de medio pelo.

Pero el mayor problema de este Atraco por Duplicado no es su carencia total de gracia si no que tiene pretensiones, que intenta emular el cine de Guy Richie y eso se antoja un insulto al intelecto del espectador. Todos conocemos el cine disparatado Richie: adrenalina, diálogos ingeniosos y romcabolescos y ambiente gamberro pero aquí nada de nada. Es pretenciosa ya que su humor no termina de llegar y sus diálogos en un intento de genialidad suena totalmente planos y carentes de... ¿sentimiento?¿vida?

¿Podríamos entonces tachar a Atraco por Duplicado como aburrida? Pues quizás tampoco sea eso el mejor adjetivo para definir la cinta ya que como hemos dicho antes la idea de partida es buena pero algo falla... le falta vida, quizás genere expectativas que minuto a minuto eres consciente que no se cumplirán. Quizás a esto ayuden también las interpretaciones: entendemos el histriónismo de los personajes pero hay un fina línea que divide el histriónismo de la caricatura, aquí, en Atraco por Duplicado son caricaturas y es que por ejemplo nuestro protagonista parece John Travolta en Phenomenon, o los atracadores de los cajeros los hermanos Daltón... que sí, que incluso podía funcionar este estilo pero es que no es premeditado simplemente ha sucedido y chirría excesivamente.

Así pues y mandado todas mis expectativas a la papelera de reciclaje para Atraco por Duplicado o Flypaper como la llaman en el resto del mundo:

Aquí os puede interesar

0 seres inteligentes han dicho y tú, ¿a qué esperas?